Fabiola "la Papio"

¿Cuándo se ha mezclado tu actividad de bloguera con tu “vida real”?

“Quizás fue cuando tuvimos un acosador en el blog. Nosotros tenemos una bloguera española, nos llegó una invitación a un desfile en Madrid y nosotros le enviamos la invitación a ella. Ella fue, hizo una crítica y no le gustó nada del desfile. Y bueno, mandó las fotos y a nosotros tampoco nos gustó las cosas del diseñador, el maquillaje, hasta la decoración del desfile, estaba todo horrible (mientras le sale una risa). Esta mina, sin pelos en la lengua, dio su punto de vista, su crítica, pero súper clara siempre, diciendo “esto no me gusta por esto, esto debió ser así, así y así”. Ella sabe mucho de maquillaje, televisión, de todas esas cosas. De repente nos empiezan a escribir comentarios horribles, pero era este diseñador, porque leyó la nota y la odió. El comentaba insultándonos, diciendo que no teníamos gusto, que no teníamos idea y más abajo empezaban a salir opiniones a favor de él, de gente X con otros nombres, otros seudónimos apoyándolo, diciendo “si en realidad esta maja no tiene idea, que es una puta…” y no sé qué. Y nosotros nos espantamos y no sabíamos qué hacer. Estuvimos harto tiempo así, primero dijimos “ya, filo dejémoslo ahí nadie lo va a ver”. Pero después empezaron a atacar cada columna de ella. Cada columna de ella tenía el doble o el triple de visitas normales, tenían el triple de comentarios, puros insultos, estorbaba mucho, no dejaba hacer el blog. De a poco empezamos a ver qué podíamos hacer. A todo esto el tipo creo una página de Facebook que era una imitación del blog, el mismo nombre, inventó un logo y había gente que seguía esa página pensando que éramos nosotras. Y empezaron a subir fotos de la directora del blog, photoshopeadas insultándola a ella. Ahí esto se salió de control, mal, esto fueron meses.

La directora empezó a investigar y llegó al IP de este tipo. Todos los comentarios que apoyaban lo que él decía eran del mismo IP, entonces era la misma persona. El mismo hizo todo, el mismo inventó la página, se metía todos los días a dejar comentarios. Cuando empezaron a salir las fotos photoshopeadas de la directora empecé a tener miedo. En verdad si él hubiese estado en Chile nos podría hacer cualquier cosa, pero está en España, pobre maja, le decíamos que se cuidara. En verdad esa vez fue cuando me di cuenta que esto no es tan fácil, hay que tener cuidado, hay que ver bien como uno se expone, y ahí empecé a tomar más cuidado conmigo.

Con el tiempo he tomado mucha precaución como me expongo en internet y en el blog también. Como precaución mis redes sociales tienen toda la privacidad posible activada. Pero cada uno tiene que ver como se expone, no todos los blog son iguales. Hay sitios en donde la gente le gusta exponerse, pero no es mi caso. Yo estoy preparándome para ser psicóloga clínica, en verdad no me siento cómoda con que una persona llegue a mi consulta con todo mi currículum y sepa toda mi vida. Prefiero que sea un encuentro de dos personas que se conocen en un box y que ambas estén al tanto del otro en el mismo grado. Por eso mismo yo me he guardado mucho más ahora en redes sociales. Pero si hay alguien a quien eso no le incomoda está en el derecho de exponerse como quiera. Yo prefiero que si tengo algo público sea superficial, por lo tanto no poner cosas muy personales, no exponer fotografías personales. Por ejemplo, en Twitter evito la política, hablo de cosas como televisión, comentario de cosas que pasan, cosas súper triviales. No pongo mi nombre completo, no quiero que me tengan identificada, por así decirlo.

En verdad es algo súper contradictorio, es un punto en mi vida que todavía no puedo solucionar. O sea, yo soy bloguera y me encantaría hacerme conocer, tener más visitas, tener más seguidores, interactuar con muchas más personas, pero al mismo tiempo me trabo, porque ese paso me significarían muchas cosas que no sé si estoy dispuesta a dar. Siento que me gusta por un lado mi vida personal, mi privacidad y no estoy segura si estoy dispuesta a entregársela al internet, y al mundo. Tal vez sería más fácil si tuviese otra profesión, si fuese artista, si fuese ingeniera, pero siento que mi pega es muy distinta, siento que me traba un poco, o puede que me esté salvando y protegiendo.

Y como consejo sería ver bien antes de hacer las cosas, cual es el objetivo de tu sitio, cuales son las metas que uno tiene, lo que quiere lograr, hay mucha gente que hace cosas imitando a otras, ahí se mezclan los objetivos de uno con los del otro. Pero también no hay que olvidar quien es uno, si sabes que te va a incomodar que los demás te conozcan mucho, no tienes por qué estar exponiéndote para que te conozcan.”

La puedes encontrar en:

http://la-papio.blogspot.com/

http://www.bebloggera.com/